Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Psicobiología de la atención

 

Dr. Joaquín Díaz Atienza

clip_image002Psicobiología de la atención para profanos: Definición

¿Qué es la atención?.

Nuestro cerebro está sometido a la llegada (aferencia) de una gran cantidad de información, tanto externa como interna. De aquí la necesidad de establecer ciertas preferencias en función de sus prioridades para la supervivencia u otros intereses.
Cuando prestamos atención a un tipo concreto de estímulo de forma voluntaria decimos que se trata de atención selectiva. Por tanto, es la facultad de nuestro cerebro para focalizar la atención de forma preferencial hacia un tipo determinado de canal sensorial. Su capacidad es limitada y selectiva. Sin embargo, somos capaces de procesar la información que llega por varios canales sensoriales, aunque de forma limitada. Un ejemplo es cuando leemos y escuchamos música, hablamos y conducimos etc.. El umbral de saturación, en este caso, es muy bajo y dependerá de la complejidad de la información a procesar, de la variedad de canales sensoriales implicados y de la complejidad de la respuesta que debamos dar.
Fenomenología de la atención.
Es sorprendente con la simpleza que hablamos de déficit de atención, cuando el proceso psicobiológico que denominamos proceso atencional es sumamente complejo, tanto en sus variantes fenomenológicas como en las estructuras cerebrales implicadas.
Describiremos muy sucintamente lo que entendemos por estado de alerta, vigilancia, y selectividad.
Estado de alerta: Hace referencia al estado mental en el que el individuo se encuentra dispuesto a responder ante una posible aferencia sensorial externa o interna. Es importante distinguir entre Alerta Tónica y Alerta Fásica. La primera hace referencia a un estado involuntario, no consiente y que va a sufrir fluctuaciones a lo largo del día: mejor por la mañana que al medio día y por la tarde. Es decir, va perdiendo capacidad conforme avanza la jornada. La alerta fásica, por el contrario, se caracteriza por una disposición brusca, activa y global ante un estimulo novedoso.
Vigilancia: Podemos definirla como la capacidad para mantener la atención de forma eficiente durante un periodo determinado de tiempo. Es el proceso psicobiológico que entendemos como concentración. Las personas no expertas suelen confundir capacidad de vigilancia con el déficit de atención que, si bien son aspectos relacionados, no son exactamente lo mismo. El concepto de vigilancia está íntimamente relacionado con el concepto de fatiga atencional.
Atención selectiva y atención automática:
Hemos visto como la alerta fásica nos dispone a responder de forma global ante estímulos concretos. Contrariamente a esta esta disposición, la selectividad se define como la capacidad para responder de forma selectiva a un estímulo en detrimento de otros que están presentes. A su vez, la selectividad se subdivide en automática y voluntaria. La selectividad automática no es consciente y está relacionada con procesos de condicionamiento o estímulos muy llamativos. La selectividad voluntaria, por el contrario, se refiere a un proceso voluntario, es la capacidad de un individuo para focalizar la atención sobre un estímulo concreto. Por ejemplo, cuando intento detectar la presencia de un amigo ante una gran cantidad de personas.
Dentro de la atención voluntaria se suelen distinguir, a su vez, dos modalidades muy importantes: la Atención Selectiva y la Atención Dividida. La primera hace referencia a la capacidad para prestar atención a un canal sensorial, o estados mentales internos, de forma específica. Por el contrario, la atención dividida se presenta cuando prestamos atención a varios canales sensoriales al mismo tiempo. Su capacidad es muy limitada.
Estructuras cerebrales implicadas:
De modo general, podemos decir que en la atención selectiva están implicadas las áreas de la corteza sensorial, en tanto que para la atención dividida son la corteza dorsolateral y prefrontal heterolaterales. Pero, igualmente, dependiendo del tipo de estímulo a procesar también intervienen áreas distintas. Otros aspecto es cuando los estímulos poseen contenido emocional lo que implican estructuras diferentes.

Fuente:

http://paidopsiquiatria.com/