Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Trastorno por Déficit de Atención en Suecia: Algunas reflexiones

 

Manuel Rodríguez G.

aprendizTraigo a escena el artículo más abajo reproducido de  http://www.rehasoft.com/, donde se habla del notable incremento de niñas que han pasado a ser medicadas, tras el posible TDAH diagnosticado; en este caso en Suecia.

De tal información extraigo unas reflexiones en alto,  tras el excesivo aumento de la población infantil femenina que es medicada, debido a un posible TDAH y que, en términos generales, puede ser extrapolado a países como el nuestro.

Me queda preguntarme si ello no se debe en gran parte a las campañas agresivas y pujantes de las multinacionales farmacéuticas que ya no sólo a nivel de Suecia, sino global han orquestado un –opino- estado excesivo de alerta referente a la condición necesaria (y parece ser suficiente) de la toma de medicación, normalmente psicoestimulantes, como si con ello, este minante trastorno neurobiológico se aminorase e incluso se difuminase ostensiblemente con el tratamiento a largo plazo, cual panacea casi mágica.

El resultado evidente es el vertiginoso aumento del consumo y por tanto en las ventas de este tipo de fármacos. Tanto que, como se habla en dicho artículo, el incremento en un lustro ha sido espectacular: Un 160% en niños y un 260% en niñas. Incremento espectacular en cifras de consumo. Al igual que espectacular en cifras, supongo excepcionales y suculentos beneficios de estas multinacionales farmacéuticas  a nivel, insisto, internacional.

Ante estas apreciaciones muy particulares, me queda inclinarme porque  ese elevadísimo aumento en las ventas y administraciones de, usualmente, psicoestimulantes se debe primordialmente a un conglomerado de intereses y realidades:

- Una interesada campaña sustentada por las propias compañías farmacéuticas, de hiperconcienciación hacia la población infantil, donde resulta paradójico encontrar no pocos casos de niños mal diagnosticados y a la vez muchos otros no diagnosticados.

- Una generalización y globalización del uso de fármacos para cada uno de los subtipos y fenotipos de los afectados, a pesar de las peculiaridades individuales de cada cual.

- Una política institucional basada en la economización a corto plazo del tratamiento del TDAH y relacionados, incidiendo en el espectacular aumento del consumo farmacológico. Como contraprestación, el famoso tratamiento multimodal es prácticamente en la praxis, inexistente, dado que la inversión en formación, información educativa, social e incluso sanitaria es muy deficiente:

La psicoterapia, tratamientos conductuales, cognitivos y de aprendizajes diversos por parte del entramado educativo es prácticamente vano en el día a día con este tipo de alumnado.

A nivel sanitario, la especialización de verdaderos profesionales deja mucho que desear, a excepción de un conjunto de ellos, bastante limitados (aún hoy día, la especialización de psicólogos y psiquiatras infanto-juveniles, en nuestro país no se ha plasmado en la práctica, tras la aprobación de esas especialidades por parte del Ex-Ministro del ramo Bernard Soria).

A nivel social, la muy preocupante realidad de este grupo de afectados, junto a sus familiares, son en esencia, juzgados, criticados, incomprendidos y cínicamente etiquetados: Los unos por ser supuestamente torpes, tontos, malcriados, vagos, inadaptados, salvajes, limitados, bobos y/o similares. Los otros (familiares) por ser supuestamente incompetentes, dejados, desinteresados, ineptos, apáticos, consentidores, obsesionados y/o muy proclives a malcriar a sus retoños. En esencia, la denominada enfermedad invisible sigue siendo apenas visible para demasiados familiares cercanos y algunos y atípicos comprometidos profesionales.

El resultado de tan chapuza realidad y apuesta por tan monótono y exiguo plan monomodal (farmacológico) es que a medio-largo plazo, los frutos de tan rácana inversión institucional son y serán un aumento espectacular de fracaso, no sólo escolar, sino por ende social y/o personal en demasiados casos de este grupo de afectados, que darán lugar a una costosa factura social en un futuro cercano.

 

ansiedadPara finalizar, me quedo con la parte positiva de ese artículo, donde parece existir una concienciación respecto de la realidad del TDAH  en las niñas, demasiadas veces infradiagnosticadas, desatendidas y muy, muy olvidadas.

La concienciación lenta pero progresiva de que existe tanta población femenina afectada por este trastorno como en el sexo masculino va dando sus frutos. Sin duda alguna, las niñas, sobre todo inatentas, son las grandes olvidadas y no diagnosticadas, representando al patito feo de este desconocido trastorno, aunque del que ampliamente se referencia y del que a pesar de que desgraciadamente, aún se habla en círculos ligados a esta patología, de la afectación del sexo masculino respecto al femenino, en una relación aproximada de 4:1; como se expone en dicho artículo, tal relación prácticamente se asimila (de ahí dicho incremento en el diagnóstico de niñas respecto a la población masculina, como ya previese hace años la excelente psicóloga canadiense Katleen G. Nadeau. Consúltense

http://deficitdeatencioneinatencion.blogspot.com.es/2011/01/comprendiendo-las-ninas-con-deficit-de.html

http://deficitdeatencioneinatencion.blogspot.com.es/2011/01/ninas-inatentas-las-grandes-olvidadas.html

http://deficitdeatencioneinatencion.blogspot.com.es/2011/01/ninas-inatentas-las-grandes-olvidadas_22.html )

 

TDAH en Suecia

 

En Suecia, la proporción de niñas que toman medicamentos para el TDAH está aumentando más que la de los niños. Entre 2006 y 2011 la proporción de niñas que tomaron medicación aumentó en casi un 260 por ciento mientras el aumento de los niños fue un 160 por ciento. Kerstin Malmberg, psiquiatra de niños y adolescentes, no se sorprende. Es un problema conocido que las niñas son menos diagnosticadas, y según ella que aumenta la proporción de medicación es algo positivo.

Mientras que los niños con diagnóstico de TDAH suele ser más hiperactivos causando problemas para el entorno, las niñas suelen tener problemas con la concentración.

Cuando imaginamos un niño con TDAH pensamos en alguien que corre, salta y molesta. No pensamos en alguien que es tranquilo y calmado. Las niñas no suelen ser tan activas y tienen síntomas menos pronunciados, dice.

El riesgo que conlleva el comportamiento de las niñas es que reciben ayuda demasiado tarde, lo que puede conducir a la ansiedad y la depresión.

Hoy por hoy, las niñas representan menos de una cuarta parte de los diagnósticos de TDAH, pero Kerstin Malmberg está convencida de que más niñas serán diagnosticadas en el futuro.