Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

(Sobre el TDA/H) Una madre agotada

 

Laura Collado

cansadaAgotada. Así me siento hoy, ayer, antes de ayer. Así me siento yo, pero también todas las familias de niños con TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) y, ¿por qué no decirlo alto?, todas o la mayoría de las veces nosotras, las madres. Pero si nos sentimos todas así, ¿por qué hay tan poca gente que nos entienda?

¿Por qué en cada cambio de tutor tenemos que volver a contar el tipo de trastorno que sufren nuestros hijos y el tipo de adaptaciones que le vendrían mejor? Todo esto, con buenos modales, alabando una y otra vez su comprensión, apoyo (aunque en muchas ocasiones sea nulo), para que el trato hacia nuestros hijos sea lo más comprensible posible.

Esto anterior, personalmente, es lo que más me agota; porque veo muy injusto que nosotros tengamos que estar semana sí, semana no recordando a unos profesionales lo que nuestros hijos necesitan para poder llevar el curso más o menos normal. Pero creo que los maestros tampoco son del todo culpables de nuestra desesperación, porque son muy pocos, por no decir casi ninguno, los que de verdad están formados sobre las adaptaciones que necesitan los niños con TDAH.

¿Por qué no son obligatorios los cursos de formación sobre este tipo de trastornos? ¿Por qué no es obligatorio llevar a cabo el protocolo de actuación (que tanto han tardado en diseñar desde la Consejería)? Puf...

Estoy agotada, porque es muy duro ver día tras día cómo tu hijo vuelve del colegio con la agenda en blanco, porque se le ha olvidado apuntar lo que han dado, y nadie se lo ha recordado, y, claro, tengo que ideármelas con mis apuntes para repasar por nuestra cuenta lo que creo que más falta le hace. Si preguntaran por separado a cada familia de TDAH qué hacen por las tardes, todas coincidirían en responder: estoy sacando otra vez Primaria, Secundaria.

Estoy agotada porque cuando tu hijo te pregunta: "mamá, ¿por qué yo no tengo tiempo para jugar como mis amigos?", tú tienes que inventarte una historia sobre el esfuerzo y su fruto (que la mayoría de las veces no lo ven). O: "mamá, ¿por qué cuando llego a clase se me olvida lo que estudiamos ayer?".

Estoy agotada porque es muy duro escuchar de la boca de tu hijo: "Mamá, ¿por qué no soy inteligente?".

Estoy agotada porque es muy difícil que no te salten las lágrimas al final del día cuando escuchas : "Gracias, mamá, y perdóname" (aquí es cuando de verdad sientes que te estás esforzando).

Estoy agotada, porque es muy duro ver cómo la consejera de Educación del Principado está tan ocupada (tendrá tanto lío con la educación de sus hijos como yo) que no tiene tiempo para escuchar lo que nosotras, las familias, queremos transmitirle sobre lo que solicitamos para la educación de los niños con TDAH. Seguro que está ocupadísima, por eso siempre manda en su lugar a personas cercanas a ella. Pero, ¡no! No queremos eso, queremos verla y entrevistarnos personalmente con usted, porque seguro que sabe escucharnos y entendernos como nos merecemos (o eso creo yo).

Con todo este agotamiento quiero terminar diciendo bien alto: soy feliz y esto nada ni nadie lo va a cambiar. Y si de verdad queremos a nuestros hijos les tenemos que transmitir que todo lo que se propongan lo pueden conseguir.

Fuente:

http://www.lne.es/

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo me siento igual, pero no se cuanto podré aguantar.Cada día es más difícil y el colegio no me ayuda. ...espero que que pronto se recuerde que todos merecemos ayuda.

Silvia Cotta dijo...

Me siento totalmente identificada con todo lo que dices

Anónimo dijo...

Me siento identificada es una gran frustacion seguir siempre a la espera de saber si realuziran sus tareas o no. Necesitamos ayuda tanto los padres como hijos.

Anónimo dijo...

Conosco una madre que su hijo tiene (TDAH), hace unos días me contó, lo que lucho, lo que camino, para que su hijo hoy tenga lo que tiene, y sea lo q es. La verdad que a esta madre la admiro muchísimo por lo que hace por su hijo y mas aun Por que lo hace sin compañía de nadie... La entiendo y quisiera acompañarla en su camino, pero estamos tan lejos de eso que solo quisiera que lea este comentario y que sepa que yo voy a estar con ella, aunque sea en la distancia. Te quiero mucho...

Anónimo dijo...

Yo estoi agotada ..lo siguiente y muy triste porq mi hijo ya va a entrar en el instituto y veo q es lo mas dificil q se le presenta y no se como llevarlo la verdad no se q va ser de nosotros me siento frustrada desesperada la vetdad porq el ahora esta en una de las peores edades la adolescencia y un adolescente con TDAH es algo insuperable

Anónimo dijo...

Yo me siento agotada no desesperada ya tengo este problema hace ya 13años y mi hijo va a entrar en el instituto ahora y me siento fatal tener un hijo adolescente con TDAH es insufrible no puedo mas y no son buenas ningunas de las "soluciones"q me proponen y el q peor lo pasa y paga las consecuencias es mi hijo...

Anónimo dijo...

Has descrito mi dia a dia....y encima tengo dos hijos y los con el diagnóstico y medicados. Es impresionante lo poco preparados q están en colegios e institutos para estos niños, parece q no tienen derecho a una educación en condiciones xq son molestos, no trabajan.... Y encima la culpa la tenemos en casa q no les enseñamos conductas. Q facil es culpar a los demas de lo q no queremos o no sabemos hacer.

Francisco Javier Martos dijo...

Me solidarizo totalmente. Nuestras vivencias con nuestro hijo de 13 años, cursando 2º de ESO en un Instituto, son prácticamente idénticas a las vuestras. Es intolerable que tengamos un sistema educativo tan penoso, no sólo para nuestros hijos con TDAH, para todos. Para los nuestros es mucho peor sin duda. Somo los primeros de Europa en abandono escolar, ¿algún partido político ha hecho alguna propuesta para solucionar esto? ¿Es que nuestros jóvenes son más tontos que los del resto de Europa? ¿No será que nuestros políticos son los más incompetentes?

Marivi Comenge dijo...

Rompo una lanza por los maestros, ellos hacen lo que buenamente pueden, los obligan a tener en clase 25 niños, ya sabeis, los recortes, esos que tambien pagan nuestros hijos, si hubiera 15 niños, estarian mucho mejor atendidos.
Un saludo de la madre de una maestra de infantil que en este momento tiene 25 niños de 3 años.............

Anónimo dijo...

Parecia que escribia yo...exactamente igual...

Anónimo dijo...

No se culpa a nadie ...ni a los profesores ...ni a los niños ...ni a las compañias de nuestros hijos ...cada uno cuando llegamos a una cierta edad ...ya sabemos lo que nos gusta y debemos hacer ..y por supuesto sabemos lo que es mejor para nosotros ...por mucho que nos empeñemos en que nuestros hijos estudien algo que ellos no quieran ...pues no conseguiremos nada ...y lo digo por esperiencia ...puedes cambiar habitos ...te puedes esforzar por conseguir cosas y podemos equivocarnos 1000000 de veces el ser humano es asi ...y nunca debemos de culpar a los demas ..cada uno sabe lo que esta bien y lo que esta mal .....un besazo

Anónimo dijo...

No estoy deacuerdo contigo mi hija si quiere seguir estudiando y el unico apoyo que recibe es el de sus padres y simplemente tiene problemas de aprendizaje su inteligencia es normal.

Anónimo dijo...

Es horrible todos los dias es igual.y yo x mi parte hay algunas veces pienso q es culpa mia,q algo he hecho mal.Por mas q lo intento ,no consigo q traiga los deberes q apruebe ,no tener q discutir o hablar con profes q tampoco me ayudan mucho.Es muy frustrante .

Anneht dijo...

Pienso que los maestros creen que hacen algo y ese es el problema, porque lo poco que llegan a hacer lo hacen mal, castigandolos y como no tienen información porque no investigan piensan que lo hacen bien. Estoy muy encajada porque solí me critican y no apoyan a mi niña aún que ya tengan el diagnóstico e información y no apoyan en nada.

Anónimo dijo...

Soy un chico de 19 años, me diagnosticaron TDAH a los 8 años y no empecé a medicarme hasta los 12. Les recomiendo a todos esos escépticos sobre la mediación, que traten de ver más allá de falacias de niños drogados y de conspiraciones de las farmacéuticas.

Yo no fumo, ni consumo alcohol, estoy sano y a día de hoy tomo 30 gr de metilfenidato diários, que me ayudan (no son una fórmula mágica) a concentrarme, estudiar y relacionarme con mis semejantes.

Con respecto a los profesores, opino que es un tema ambiguo; hay de todo la verdad, desde los verdaderos profesionales que tratan de hacer su mejor esfuerzo a la hora de tratar con el TDAH o aquellos que se limitan a dar su temario y "me voy que se me hace tarde".

Dudo mucho que vea con mis ojos el día en que la gente sepa que es de verdad el TDAH, que comprenda realmente que comporta y veo más lejos aún el día en el que las instituciones o el estado se meta en camisa de once varas y actúen con un protocolo contundente y útil.

Con respecto al escrito.

Cada una de las frases escritas, tales como: "mamá, ¿por qué yo no tengo tiempo para jugar como mis amigos?" o "mamá, ¿por qué cuando llego a clase se me olvida lo que estudiamos ayer?" , "Mamá, ¿por qué no soy inteligente?"
y ese "Gracias, mamá, y perdóname".

Me han hecho llorar, es básicamente mi infancia, con mi madre encima de mí, durante cada tarde y hasta las 10 o las 11 de la noche, lo hacíamos todo, yo hacía esas preguntas. Maldita sea.

Estudiamos así hasta que los conocimientos de mi madre ya no llegaban a lo que dábamos en clase, a partir de allí, empezaron las clases.

Ahora soy estudiante de universidad en el grado de Química y me cuesta horrores, pero no me rindo no me quiero rendir.

He leído comentarios de padres que están por tirar la toalla, les ruego por favor, que no lo hagan, comprendo que la presión es difícil y hay otros factores ajenos que les pueden condicionar más o menos.

Pero les imploro que no se rindan, que le digan a su hijo que no es tonto, díganle que necesita más esfuerzo que los demás para sacar menos, díganle que da rabia, que es frustrante, pero que vale la pena esforzarse.
Que no se rindan.

Vale la pena, de verdad, vale la pena pasar ese calvario.

Orden, constancia, ayuda y ánimo son las bases para seguir adelante.