Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Déficit de Atención con y sin Hiperactividad: Diferencias

 

Ana Villarrubia Mendiola

tdaLa sintomatología que los niños observan en un niño con Déficit de Atención difiere considerablemente en función de si este déficit se acompaña o no de hiperactividad. El cliché más habitual lleva a muchas personas a asociar el diagnóstico de TDA o TDAH con personas conflictivas o necesariamente problemáticas. No es así, y no deben nunca confundirse las dificultades en el control de impulsos más típicas del TDAH con la maldad o la intencionalidad. Por otro lado, si bien es cierto que la hiperactividad es uno de los síntomas más visibles del TDAH, ésta no se da siempre y, además, incluso en los casos en los que se diagnostica, lo cierto es que tiende a apaciguarse o desaparecer con la edad. Veamos cuales son las características más descriptivas de uno y otro caso.

 

El Déficit de Atención sin Hiperactividad – ¿Cómo es el niño con TDA?

 

Las personas con TDA y rasgos inatentos predominantes son personas que parecen más distraídas, que pueden llegar a parecer temerosas, retraídas o preocupadas. El niño con TDA a menudo ha oído frases como “parece que estás en las nubes” o “cualquier diría que estás ensancho en las musarañas”. Tienden a ensimismares más que otros niños y resultan algo más lentos en la ejecución de tareas. Debido a una dificultad para la atención sostenida y para el filtrado de información (es decirse, quedarse con la relevante y filtrar la que no lo es) no es que no quieran atender pero efectivamente les cuesta más y suelen necesitar más tiempo que otro niño para asimilar el mismo número de estímulos o un mismo aprendizaje. No son niños que molesten a los demás o que les interrumpan en su trabajo. Suelen tener facilidad, incluso demasiada, para trabajar en silencio. Tienen más facilidad que los niño con Hiperactividad para la relaciones sociales, pues son también menos inquietos y disruptivos. No obstante, presentan más problemas que los niños con hiperactividad en áreas como la memoria o la coordinación motora por lo que su rendimiento académico es generalmente bajo. Aunque no llamen la atención ni demanden ayuda, es necesario estar a su lado para reconducir su atención así como estructurar adecuadamente sus tareas harán que sean más productivos.

 

El Déficit de Atención con Hiperactividad - ¿Cómo es el niño con TDAH?

 

Los niños con TDAH tienen más dificultades directamente vinculadas con su impulsividad y su enorme tendencia a la distracción. Es posible que presente también problemas a nivel académico debido a su dificultad para atender y terminar las tareas pero no tienen tantos problemas para la memorización y la recuperación de información previamente asimilada. Tampoco son tan frecuentes en el tipo Hiperactivo las dificultades en la coordinación y rapidez motoras y perceptivas por lo que su rendimiento en actividades de coordinación, actividades deportivas o tareas que impliquen rapidez en la percepción suele ser más elevada. Eso si, el área social puede verse más afectada que en el caso del niño sin Hiperactividad, debido a que se relaciona de manera más brusca con sus iguales y el no respeto de las normas en situaciones académicas o de juego suele recibir censura por parte de sus compañeros.

 

Otras diferencias entre TDA y TDAH

 

Si bien no existen datos concluyentes al respecto, algunos estudios apuntan hacia una menor predominancia del TDA (con predominancia de rasgos de inatención) por debajo del TDAH (con predominancia de rasgos hiperactivos), más a menudo diagnosticado. Además, mientras que el TDA de tipo inatento se diagnostica por igual en niños que en niñas, el TDAH de tipo hiperactivo se diagnostica tres veces más en niños que en niñas.

Fuente:

http://blogs.periodistadigital.com/aprende-a-escucharte/