Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

“Todo el mundo habla de niños hiperactivos, pero muy poca gente sabe qué es el TDAH”

 

Sandra Melgarejo

Isabel orjalesSegún Isabel Orjales, profesora del Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Facultad de Psicología de la UNED, el TDAH es “el trastorno más popularmente desconocido”. En su opinión, existen muchos tópicos que interfieren en el diagnóstico y abordaje del TDAH, y falta comprensión en el entorno escolar. Contra esto, Orjales recomienda traducir los protocolos específicos en acciones concretas y ahondar no solo en la detección precoz, sino en la intervención psicoeducativa posterior.

¿Cuál es la situación actual del TDAH en España?

El TDAH es el trastorno más popularmente desconocido. Todo el mundo habla de niños hiperactivos, pero hay muy poca gente que realmente sepa cómo es un niño con TDAH. Todavía existen muchísimos tópicos que interfieren en las medidas que se toman, sobre todo en el ámbito educativo. El problema no solo concierne a los síntomas que tiene el niño en el aula –que se podrían resumir en que se comporta como si tuviera dos o tres años menos que el resto por su inmadurez, aunque pueda tener altas capacidades intelectuales–, sino a la falta de comprensión en el entorno escolar, porque existen muchos docentes que están erróneamente convencidos de que el diagnóstico del TDAH se puede basar solo en lo que ellos ven en el aula y las medidas educativas que toman se basan en sus hipótesis. Así ocurre que hay niños con TDAH que no tienen un perfil exagerado de hiperactividad o que tienen muy buena capacidad intelectual y compensan algunos ámbitos, y que por ello son malentendidos por los profesores.

No obstante, la primera voz de alarma ante un posible caso de TDAH suele darse en el colegio, ¿no es así?

Sí. La impresión popular es, incluso, que hay un sobrediagnóstico de TDAH, que ahora todos los niños son hiperactivos, al igual que en otra época todos eran disléxicos. El problema es que el TDAH es muy difícil de diagnosticar: requiere que puedas comprobar que los síntomas de desatención, hiperactividad, impulsividad, etc., que evolutivamente tienen todos los niños, son más crónicos en este caso y no van a mejorar si no se hace una intervención específica. Y eso requiere tiempo.

¿Por eso se retrasa el diagnóstico y el tratamiento?

Suelo insistir en que la intervención psicoeducativa debe comenzar antes de que se cierre el diagnóstico, cuando los síntomas empiezan a generar problemas y se ve claramente que las medidas educativas normales, escolares y familiares, no dan resultado. Si la intervención se inicia y realmente el niño tiene TDAH, tendrá un cuadro más moderado; y si había otros condicionantes, el niño se estabilizará y el diagnóstico o el descarte del TDAH llegarán antes.

En ocasiones se cuestionan los diagnósticos de TDAH, ¿por qué?

Porque los síntomas que presenta un niño con TDAH son comunes a todos los niños, responden a una inmadurez de las funciones asociadas al lóbulo frontal, que maduran con el tiempo. El problema de los niños con TDAH es que tienen un retardo en la maduración. Lo que pasa es que también son funciones que se educan: la impulsividad se puede reducir, la atención mejora… Los profesores pueden tener dificultades para discriminar si el problema que tiene el niño se puede arreglar con medidas educativas generales, con medidas educativas específicas o con un entrenamiento muy costoso. Pueden pensar que es algo que depende de la voluntad del niño o que requiere más disciplina por su parte.

En este sentido, es importante que los profesores entiendan que ellos son un puntal incuestionable en el diagnóstico porque necesitamos información lo más pormenorizada posible sobre las dificultades que tiene el niño en el aula, pero luego necesitamos mucha más información para poder confirmar sus hipótesis de diagnóstico.

¿Cómo se coordina la intervención educativa con el ámbito familiar y sanitario?

Todavía estamos muy en pañales. Están apareciendo protocolos conjuntos de Sanidad y Educación que son importantísimos, se tienen que ir traduciendo en acciones concretas, pero todavía están más ligados a la primera fase, la detección y el diagnóstico, que a la intervención psicoeducativa posterior. Indudablemente, tiene que haber una conexión muy importante: el médico no puede ajustar la medicación sin la información del impacto que tiene la medicación; y el centro educativo no puede hacer que el niño sea más eficaz a través de programas de intervención y de entrenamiento cognitivo si no está apoyado por un tratamiento farmacológico adecuado.

Fuente:

http://www.comunidad-tdah.com/

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola:
Me parece muy buen artículo. Estoy de acuerdo en todo...Pero no se habla en ningún momento de lo económico.
Personalmente llevo desde los 7 años a vueltas con mi hijo (en la actualidad tiene 14), para que le hagan los test de valoración para ver si realmente es o no TDAH. Le han visto 3 profesionales diferentes y ninguno de ellos, ni en el colegio, ni instituto le hacen dichas pruebas.
Debido a mi situación económica no se las puedo hacer porque me piden 500€, así que...Como en otros muchos casos, quien tiene dinero puede tener acceso a muchas más cosas que los que no disponemos ...lamentable

Anónimo dijo...

Hola, soy madre de dos hijos uno con 13 y otro con 7. El mayor es tdha tipo combinado al 98% y ayer me dojeron q el pequeño tambien lo es. Con el mayor yo trabajaba y es cierto el el.dinero mueve montañas...ya q en 1 mes estaba diagnosticado y tratado, pero con rl pequeño estoy en paro y he seguido el procedimiento legal de la ss. Y hemos tardado10meses....indignamte pero cierto. No te rindas, exige los derechos de tu hijo, el colegio tiene la obligación de hacer el estudio y si no tiene n los tests q los compren. Son ellos legalmente los q tienen q hacerlos. Un saludo y ANIMO sólo nos tienen a nosotros.

Mar Navarro dijo...

Me siento tan identificada con este artículo,
en mi caso fue muy duro, pq yo como madre me di cuenta antes que nadie que algo no iba bien, recurrí al pediatra sin exito, al colegio sin exíto, y después de 2 años de lucha, al fin me mandaron a salud mental , ya estando en tratamiento me llaman del colegio para decirme que algo no iba bien y me pidieron permiso para hacerle a mi hijo unas pruebas, alucinante! ahora sí y antes no? En fin, por el bien de mi hijo accedí y tras los dos profesionales examinar bien su caso se le diagnostica un TDAH
Lo peor no es mi frustración al ver a mi hijo entrar en cólera, lo peor es escuchar a otras madres decirles a sus hijos que no jueguen con el mio, pq es un niño malo. Eso te rompe el alma, ¿quien nos ayuda ante estos casos? No quiero que traten de manera diferente a mi hijo pero sí que sean consciente que necesita un poco más de comprensión que la mayoria de niños, mi hijo es noble, bueno, cariñoso y él es el primero que lo pasa fatal cuando tiene una crisis, últimamente varias veces al dia.

Anónimo dijo...

Soy madre de una niña de 5 años con TDAH. Entiendo lo que decís y me siento muy identificada también, lo que más me duele es ver cómo rechazan a mi hija, que es una niña listísima y encantadora pero impulsiva e inmadura.
También me parece muy duro tener que luchar contra el sistema en lugar de que el sistema te apoye, tener que estar siempre defendiendo a mi hija porque a pesar de toda la información que existe, luego en el cole, en el parque, parece que nadie jamás ha oído o visto un problema parecido, me siento solísima y cuando pone que este trastorno afecta a un 5 por ciento, me pregunto, ¿dónde están?
Ahora vamos a entrar en alguna asociación de Pamplona pero resulta que hasta en esto hay dos... Dudas sin parar!