Traductores

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German temas para windows Spain cartas de presentación Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Las emociones repercuten en la tarea del aprendizaje.

 

Soledad González Pumariega, Emilia Barrio e Inmaculada González.González Pumariega:

La indefensión es uno de los sentimientos que experimentan los niños con déficit de atención. «Las emociones repercuten en la tarea del aprendizaje» señaló la psicóloga

 

Soledad González Pumariega, Emilia Barrio e Inmaculada González

C. G. M.

Las emociones son, junto a las creencias y las metas, los pilares básicos de la motivación, según señaló Soledad González Pumariega durante la charla que ayer ofreció en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA sobre la motivación académica y el déficit de atención. A lo largo de su intervención, enmarcada en la presentación de la V Semana de sensibilización europea de trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), la profesora de psicología evolutiva y de la educación de la Universidad de Oviedo destacó cómo las emociones repercuten en el comportamiento del aprendizaje. En el aula, dijo, están presentes unas emociones positivas que activan, como la confianza, la seguridad o el orgullo, y otras negativas que actúan como desactivadoras, entre ellas el enfado, la ansiedad, la culpa o el aburrimiento. Y de las que afectan a los alumnos con dificultades de aprendizaje, apuntó, sobre todo, la indefensión además de la escasa confianza, la facilidad de enfadarse, el malestar, la soledad o la frustración.

En el acto, Emilia Barrio, presidenta de la Asociación de niños hiperactivos del Principado de Asturias, manifestó el deseo del colectivo al que representa de conseguir que la Organización Mundial de la Salud dedique un día específico al trastorno por déficit de atención con hiperactividad. «Tenemos una carencia en la atención sanitaria, psicológica y educativa y por ello pedimos, sobre todo, una atención educativa específica para nuestros desatentos dada la especificidad del trastorno». Y justificó tal demanda señalando que en Asturias existen unos 6.000 afectados por TDAH, muchos de ellos no diagnosticados, lo que implica un elevado coste social, económico y familiar, además de trastornos de conducta, fracaso escolar, problemas de ansiedad o depresión, resaltó.

Fuente:

http://www.lne.es/